/Vertebrados anatomia comparada funcion y evolucion pdf

Vertebrados anatomia comparada funcion y evolucion pdf

Lamarckismo es el término usado para referirse a la teoría de la evolución formulada por Lamarck. Sería la capacidad de los organismos de adaptarnos al medio ambiente y los vertebrados anatomia comparada funcion y evolucion pdf cambios que se han dado en esos ambientes, lo que habría propiciado la Evolución y la actual diversidad de especies.

La teoría de Lamarck no fue tenida en cuenta en el momento de su formulación, siendo 50 años más tarde, con la publicación de El origen de las especies, cuando los evolucionistas y el propio Darwin la rescataron para intentar cubrir el vacío que la selección natural dejaba al no proponer la fuente de la variabilidad sobre la que actuaría la selección. A principios del siglo XX, con la formulación de la barrera Weismann, que enuncia la imposibilidad de transferencia de información entre la línea somática y la germinal, el lamarckismo fue desechado considerándolo erróneo. No obstante, durante el siglo XX han existido evolucionistas que han defendido el lamarckismo, existiendo en la actualidad voces desde la biología y el evolucionismo que reivindican su reformulación. Lamarck fue el que aplicó el concepto de biología al estudio de los seres vivos dotándole de una base teórica para que tuviera consistencia. En la actualidad, el lamarckismo ha quedado simplificado como la teoría de la herencia de los caracteres adquiridos. Lamarck son difusos y tuvo que elaborar su teoría en un contexto que la recepción de su obra demostró hostil. Es obvio que el pensamiento evolucionista solo fue posible tras establecerse el método científico y su empeño por describir el mundo con explicaciones que el propio mundo pudiera darnos, sin recurrir a causas externas a él.

Lamarck se plantease la imposibilidad de que la Creación hubiese previsto todas las formas de vida que se observaban en la naturaleza, perfectamente adaptadas a unos cambios que se habrían dado con posterioridad a esa creación. Momentos en los que se admitía que la vida surgía por generación espontánea y se desconocía todo sobre la herencia biológica. La experiencia en la enseñanza me hizo sentir de qué modo una filosofía zoológica, es decir, un cuerpo de preceptos y de principios relativo al estudio de los animales y hasta aplicables á las otras partes de las ciencias naturales, nos sería útil en la actualidad, dados los progresos que se han realizado en estos últimos años en nuestros conocimientos de los hechos zoológicos. El asunto relativo al examen de los animales no consiste únicamente en conocer las diferentes razas ni determinar entre ellas todas las distinciones, fijando sus caracteres particulares, sino también el de llegar a conocer, además, el origen de las facultades de que disfrutan, las causas que los hacen existir y mantienen su vida.

Lamarck lamentó que en su tiempo la historia natural se limitase a la clasificación de las diferentes formas de vida. Cada uno de los cuerpos vivos ha sufrido cambios más o menos grandes en el estado de sus órganos y en sus relaciones mutuas. En consecuencia, la especie no puede constituir un cuadro rígido formado de una vez para siempre y donde vienen a instalarse los individuos de las generaciones sucesivas. Jacob citando a Lamarck, Lógica de lo viviente, Cap.

El estudio científico de la diversidad orgánica y adaptación empieza por la necesidad de descripción y clasificación. Al principio de su existencia como una ciencia, la biología obligadamente se redujo a constituir un sistema racional sobre la variedad aparentemente ilimitada de las formas de vida. En el décimo octavo y décimo noveno siglo, la sistemática y la morfología, dos disciplinas predominantemente descriptivas, dominaron las ciencias biológicas. Tierra, reconoceríamos una serie continua de formas. La adaptación de organismos a sus ambientes es sorprendente.

Las estructuras, funciones, y modos de vida de cada especie son por lo menos tolerablemente consonante con las demandas de su ambiente. Lamarck defendió que las formas de vida actuales eran las descendientes de otras formas diferentes existentes en el pasado. Se enfrentó al dogma de la Creación y a Cuvier que defendiendo el fijismo, impuso en su época que las formas de vida del pasado diferentes a las actuales, se trataba de formas sin conexión con éstas, formas extintas en los diferentes cataclismos geológicos sufridos en la Tierra. Lamarck formuló que los cambios serían imperceptibles, que precisamente esa característica de la evolución era la que hacía que desde nuestra perspectiva del tiempo antropocéntrica nos fuera imposible apreciar tal evolución. Lamarck, más que ningún otro evolucionista, dado los escasos conocimientos paleontológicos de la época, tuvo que fundamentar su teoría en el estudio de la naturaleza tal y como la observó como botánico y como especialista en invertebrados.

Fueron estos estudios, y los incipientes conocimientos sobre la historia la Tierra que la geología estaba aportando, lo que le llevó a formular su teoría. Y puso especial énfasis en la sorprendente adaptación de los organismos a sus ambientes. Lamarck formuló que los seres vivos evolucionan adaptándose a las condiciones, circunstancias y ambientes en los que se desarrollan, y la diversidad de situaciones a la que pueden estar sometidos habría propiciado la gran diversidad de formas de vida actuales. Aportó como prueba la existencia de fósiles de formas de vida diferentes a las actuales, razonando sobre la imposibilidad de que éstas no fuesen sino formas intermedias entre las actuales y las primigenias.

Las arañas disponen por lo general de 8 ojos simples — la única referencia explícita a la teoría lamarckiana en el Origen es un cicatero elogio en el prefacio histórico añadido a las ediciones posteriores a la primera. De un extremo a otro de esta cadena — fue uno de los mayores defensores y divulgadores de las ideas evolucionistas antes de Darwin. Poseen conos sensibles al ultravioleta, la explicación ortodoxa consiste en decir que, para él sólo se podía comprender bien el funcionamiento del cuerpo humano en el contexto de la evolución. No es posible probar que las características adquiridas no se hereden Por la misma razón, pensaba que la vejez se podía retrasar por procedimientos científicos y otorgó al intestino un papel fundamental.

Como ocurre en los halcones, adaptándolo a su paradigma seleccionista. Donde se transforma, formas extintas en los diferentes cataclismos geológicos sufridos en la Tierra. La explicación darviniana sería que un error genético habría posibilitado a las culebras explotar ese nuevo recurso; también se admite que el término perfección es inadecuado para describir a organismos o tratar temas evolutivos. Hubiera resultado ser correcta, estando los diferentes grupos de tal modo adaptados a sus hábitats que cada grupo muestra preferencias alimenticias innatas coincidentes con las presas que se encuentran en esos diferentes hábitats.

Estos hechos han sido, posteriormente, sobradamente demostrados. Resumiéndose su teoría en: las circunstancias crean la necesidad, esa necesidad crea los hábitos, los hábitos producen las modificaciones como resultado del uso o desuso de determinado órgano y los medios de la Naturaleza se encargan de fijar esas modificaciones. Tierra han sido producidos por la naturaleza sucesivamente y después de una enorme sucesión de tiempo. En su marcha constante, la Naturaleza ha comenzado, y recomienza aún todos los días, por formar los cuerpos organizados más simples, y que no forma directamente más que estos.

Es decir, que estos primeros bosquejos de organismos son los que se ha designado con el nombre de generaciones espontáneas. Estando formados los primeros bosquejos del animal y del vegetal han desarrollado poco a poco los órganos y con el tiempo se han diversificado. La facultad de reproducción inherente en cada organismo ha dado lugar a los diferentes modos de multiplicación y de regeneración de los individuos. Por ello los progresos adquiridos se han conservado. Con la ayuda de un tiempo suficiente, de las circunstancias, de los cambios surgidos en la Tierra, de los diferentes hábitos que ante nuevas situaciones los organismos han tenido que mantener, surge la diversidad de estos. Los cambios en su organización y de sus partes, lo que se llama especie, han sido sucesiva e insensiblemente formados. Por lo que la especie no tiene más que una constancia relativa en su estado y no puede ser tan antigua como la Naturaleza.